Caídas en ancianos

Las caídas (con rotura incluida) son habituales entre las personas de mayor edad. Todos hemos oído casos de rotura de cadera o algún hueso de miembros inferiores o superiores, siendo la edad un agravante por la posible debilidad muscular y el deterioro óseo.

Caídas en ancianos

Estas situaciones producen un perjuicio a los afectados, por supuesto, pero también un gasto importante al sistema de salud. A veces me pregunto si nosotros, los ciudadanos, pensamos más en el ahorro público que quien tiene la responsabilidad de hacerlo…

Ejercicio contra las caídas

Pues bien, un programa de ejercicio enfocado en una mejora progresiva del equilibrio y ganancia de fuerza puede reducir en un 42% las caídas en aquellas personas con facilidad para sufrirlas. Es lo que concluye un estudio realizado con 1256 personas en Londres y Nottingham.

Que el ejercicio mejore la calidad de vida a mi no me sorprende y supongo que a ti tampoco. Que lo haga en las personas más mayores mejorando su movilidad, su agilidad y su salud es algo que tampoco me sorprende ¿a ti? Lo que realmente me sorprende es que habiendo tantos y tantos estudios que demuestran la mejora importante que se puede obrar en la salud de la gente sin medicinas, y mediante una alimentación de verdad y ejercicio habitual, no haya en el sistema de salud pública nutricionistas y profesionales del ejercicio. Todos nos beneficiaríamos de ello y nos ahorraríamos un buen dinero en impuestos.

Al grano, en el estudio que cito, las personas que siguieron un programa de ejercicio orientado a reducir las caídas ¡dejaron de caerse! mientras que las que siguieron los cuidados habituales (ninguno) siguieron sufriendo caidas. Esto fue así durante la duración del programa de ejercicio, pero también los 12 meses posteriores, es decir, que los efectos del ejercicio les duraron un año a esas personas. Entre las personas que siguieron con ejercicio un año más, las caídas se redujeron aun más, como no podía ser de otro modo.

Los beneficios del programa desaparecen 24 meses después de dejar de moverse.

Queda claro que el ejercicio es importante a cualquier edad y que cuando somos jóvenes nos puede importar por imagen, pero que deberíamos pensar en que llegará el momento en que nos importe por salud. Y eso deberíamos tenerlo siempre en mente.

Para saber más:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27420150

Anuncios