Llevo algunos años en el mundillo de las carreras populares y he visto muchos casos (yo
mismo fui uno de ellos) de gente a la que las carreras les suponen una fuente añadida de nervios, frustración y ansiedad, de estrés al fin y al cabo ¿eres tú un caso más?

Empiezas a hacer deporte para liberar el estrés de tu vida diaria (no debería ser ese el motivo principal, pero es una gran ayuda ciertamente) y el deporte acaba sumando estrés al estrés debido al modo en que te tomas los retos que te planteas.

He conocido gente (yo he sido uno de ellos) que se ponía nerviosa, y hasta llegaba a no hacer el entrenamiento, los días que tocaban series por el miedo a no poder hacerlas a los ritmos previstos.

He conocido gente (yo he sido uno de ellos) que se retiraba de una carrera por salir sólo a buscar marca y no poder llevar el ritmo previsto.

He conocido gente (yo no he sido uno de ellos) que llegaba a tener ansiedad de pensar en los rivales de una carrera en pista.

He conocido gente (yo he sido uno de ellos) que ha estado a punto de dejar de correr por estar quemado de pensar en ritmos, distancias y tiempos.

¿No tienes ya bastante estrés en tu vida diaria? ¿necesitas más?

Pasa de ritmos, que le den a las marcas, a la mierda los tiempos de las series.

Entrena lo mejor y más duro posible dentro de tus apetencias y posibilidades. Disfruta cada entrenamiento, ya sea una tirada de 2h30′ o unas series volando bajo en pista. Aprende a apreciar el esfuerzo que le pones a cada zancada, que cada metro entrenado sea un reto conseguido. Si no sale el ritmo A, que salga el ritmo B ¿qué coño importa? el caso es hacerlo.

¿Se pone el felino nervioso antes de cazar?

Y el día de la carrera no lo tires al cajón de las situaciones estresantes. Has entrenado todo lo que has entrenado para estar ahí ese día. Para poder salir y terminar y, sobre todo, para poder VIVIR cada metro, desde el primero.

¿Has entrenado y lo has disfrutado? ahora sal y corre, ya te preocuparás del reloj en meta, si es que te preocupa cuando tengas la sonrisa en la boca.

No conviertas el deporte en una obligación más, ya tienes bastantes.

Anuncios