No hay ningún motivo para que tengas que hacer gastos extraordinarios estas navidades si no quieres o no puedes.

No hay ningún motivo para que tengas que regalar objetos no necesarios a las personas que quieres.

No hay ningún motivo para que no puedas regalar una sonrisa, tiempo o compañía.

No hay ningún motivo para que la gente a la que quieres necesite que se lo demuestres con algo material.

Piénsalo, mira dentro de ti, no hay ningún motivo.

Pero…

Tampoco hay ningún motivo para que estas navidades te hartes de comer dulces, no vivimos en la época de carencia (en algunos países) de antaño en que la navidad suponía hacer un pequeño esfuerzo y consumir alimentos que NO SE PODÍAN consumir el resto del año. 

No hay ningún motivo para que te compres material deportivo que no necesitas.

No hay ningún motivo para que las cenas de nochebuena o nochevieja sean un exceso. 

Estas fiestas compra lo que necesites, come lo que te guste y te apetezca, regala con cabeza y, sobre todo, disfruta.

¡Ah! y no hay ningún motivo para que dejes de moverte estas fiestas, ninguno. 

Te propongo una idea: sal a correr (o a andar rápido, muy rápido) un rato el 25/12 o el 01/01 por la mañana, no hace falta que te hagas 10km, sólo un rato, disfruta de ser especial. O, porque no, prueba a hacerlo el 24/12 o el 31/12 por la noche… seguro que encuentras 20′ antes de cenar ¡o después! no está prohibido. Haz algo distinto, cambia el plan.

Y otra: el día 01/01 a las 00:01, justo después de felicitar el año a los tuyos demuestrate a ti mismo/a (y a tu gente) que en 2015 vas a seguir forjando tu salud y tu físico, haz 30 sentadillas y entre 10 y 40 flexiones. ¡Hazlo! se reirán y te llamarán friki, ríete con ellos después. 😉

Feliz navidad.
Feliz solsticio.

Anuncios