1º Ponte la ropa de entrenar
2º Ponte las zapatillas (o no)
3º Vete a entrenar



La lluvia limpia el alma y las zapatillas :p. 
Disfruta de que te miren pensando que estás loco/a.
Chapotea en los charcos.
Sonríe.

Anuncios