No va a ser fácil, pues nadie va a hacerlo por tí. 

No va a ser milagroso, pues nadie te va a engañar diciéndote que con una crema te levantas con los abdominales de titanio y el culo de acero (inox).

Pero espero que, si te apuntas conmigo y nos movemos cada día, consigamos ser un poco más fuertes, un poco más constantes haciendo algo de ejercicio y, sobre todo, nos agarremos al hábito de movernos cada día. Poco o mucho, no importa, pero todos los días del año.

Ya estás pensando que tu no vas a poder,que hay días que no tienes tiempo, etc. Vale, te da miedo empezar e intentarlo, es comprensible, en el sofá se está muy bien pero ¿me dejas que te lo explique? luego decides… o mañana, o dentro de 4 meses, no importa. Sólo depende de ti y sólo tu vas a ser el beneficiario/a si te apuntas.

¿Y qué vamos a conseguir? pues desde mi punto de vista:
– Dedicar al ejercicio un tiempo que dedicamos a otras cosas que, seguro, son mucho menos satisfactorias y beneficiosas.
– Fortalecer nuestra musculatura y ver los resultados que obtenemos en 30 días de trabajo.
– Tener mejor salud mental. No sólo por las hormonas que nuestro cuerpo libera al hacer deporte y nos hacen sentirnos de puta madre (uy, perdón) sino porque al vernos capaces de hacer algo cada día, seguro que nos sentimos más capaces de otras cosas.
– Tener mejor salud física.
– Aumentar el metabolismo (el músculo quema más calorias en reposo que la grasa) y, por tanto, quemar más calorías cada día.
– Poder vacilar con los amigos y amigas de lo que consigues hacer :p.

No me enrollo más:

La propuesta es que durante 12 meses hagamos un ejercicio concreto cada día. El ejercicio será distinto cada mes y, según el nivel de cada uno, habrá que hacer un número de repeticiones concreto.
El primer día de cada mes haremos una prueba, estableceremos el número de repeticiones y al lío. El último día del mes haremos la prueba de nuevo para ver los resultados (aquellos medibles, porque puede que haya resultados observables como tono o volumen muscular que tendrás que valorar tu)

Y ahora lo bueno (y raro): las repeticiones hay que hacerlas a lo largo del día distribuidas como quieras, sólo es obligatorio hacer cada día las que tocan, si las dejas para el final del día, tu mismo/a. Es decir, si tengo que hacer 30 repeticiones al día puedo hacer 5 al levantarme, 10 antes de comer, 1 a las 17:00 – que iba al baño y me he acordado – y 14 antes de cenar, por ejemplo.

¿Suena bien? yo llevo haciendo algo similar desde hace varios meses, de forma independiente de mi entrenamiento. Me parece una complemento muy bueno para los que entrenamos habitualmente y, por supuesto, una forma de moverse para aquellas personas que no lo hagan ya.

Pues voy con la primera propuesta.

AGOSTO 2014 – Sentadillas
La sentadilla es un ejercicio que ejercita la musculatura de las piernas, un poco el torso y ¡el culo! (los glúteos, pero suena mejor si digo culo ¿verdad chicas?)

La sentadilla es también útil para combatir el estreñimiento, pues en la postura más baja de la sentadilla, el recto, el ano y el colon quedan naturalmente alineados.

La prueba:
Haz tantas sentadillas seguidas como puedas, si pasas de 40, para, no es necesario que hagas más.

Las repeticiones:
– Si no eres capaz de hacer más de 10 sentadillas seguidas, tu objetivo diario es hacer 10 (repartidas como quieras, recuerda). Según avance el mes puedes probar a hacer más juntas: 3, 4, 5… hasta las 10, si quieres.
– Si haces entre 10 y 20 seguidas, tu objetivo es hacer 20 cada día.
– Si haces entre 20 y 30, tendrás que hacer 30 cada día.
– Si haces entre 30 y 40… fácil, el objetivo son 40.
– Si haces más de 40 seguidas, toca cargar con algo. Tienes que hacer 40 pero con un peso en las manos… desde un cartón de leche de 1kg hasta el bote de jabón de la lavadora de 5kg, tu decides.

¿Y cómo se hace una sentadilla?
– Pies separados con la misma distancia que los hombros, más o menos.
– Puntas de los pies apuntando ligeramente hacia fuera.
– Torso recto.
– Doblamos las rodillas, brazos estirados hacia delante y bajamos todo lo posible (mira la foto de arriba). Los talones apoyados en el suelo.
– Vuelve a la posición inicial, de pie.

Bien, ya hemos hecho una, quedan menos.

Si al principio no puedes bajar tanto (puede que te falte flexibilidad), intenta bajar todo cuanto puedas (al menos hasta la posición de la foto de abajo) ya bajarás más.


Empezamos el viernes, 1 de agosto, con la prueba… si te animas.
Anuncios