Ya tenemos aquí el calor. Dejamos de usar las mallas y camisetas largas de invierno para pasar a las mallas cortas, los pantalones de atletismo y las camisetas de manga corta, sin mangas o de tirantes. Con el calor los pies se hinchan y sudan más que en invierno.
Si eres un deportista de gimnasio es probable que no te suene de que estoy hablando, mejor para tí, pero si eres como yo, de los que entrenas en la calle habitualmente, esta época te resultará familiar por el sudor, los atracones de insectos (proteína buena) y las rozaduras y ampollas en los muslos, axilas y pies. Voy a contarte, fruto de mi experiencia, qué puedes hacer para evitarlo y qué para minimizar las molestias, si no lo has evitado.
PREVENCIÓN.
No hay mucho que decir, mantén la piel hidratada con crema, mantén tu cuerpo hidratado con agua para que la piel también lo esté, y  aplica un poco de vaselina en las zonas de roce si ya sabes que te suelen salir roces y/o ampollas.
Lo reconozco, aparte de lo de beber agua lo otro no lo hago, y casi todos los veranos tengo que convivir con alguna ampolla en los dedos meñiques de los pies… como ahora mismo, por ejemplo. Así que…
CURA.
Ya tienes la ampolla o la rozadura y ahora lo único que te importa es poder seguir entrenando, como a mí, pues a ver si mis soluciones te sirven de algo:
          Con las rozaduras no hay mucho que hacer, lavar con agua y jabón y aplicar un poco de vaselina para entrenar. Si es profunda y ha llegado a sangrar, agua y jabón y un poco de betadine después. Si te duele o molesta mucho no entrenes un par de días, que no te vas a morir (aunque te lo parezca, como a mi)
          Ampollas con líquido (éste puede ser algo sanguinolento, no importa): lo primero es sacar el líquido, pero no te quites la piel o sólo conseguirás que moleste mucho más (y no puedas entrenar) y, puede, hasta que se infecte. Para sacar el líquido sin quitar la piel hay dos remedios:
o   Coser la ampolla: pasas el hilo (con ayuda de la aguja) por la ampolla pero éste (el hilo) lo dejas puesto. Con esto consigues que no se cierre y siga drenando.
o   Agujerear la ampolla (este es el método que yo uso): con una aguja sin hilo haces varios agujeros por el contorno y el centro de la ampolla, sacas el líquido y dejas que se seque.
          Ampollas que se han reventado: si queda piel y no molesta, déjala, siempre protege algo. En cualquier caso, agua, jabón y betadine. Para entrenar puedes aplicar vaselina o algún apósito tipo compeed si te molesta mucho.
          Ampollas con herida: en este caso, complicado lo de entrenar si está en una zona que moleste, lo mejor será lavar bien (agua y jabón), dar betadine y dejar que cure. Puedes aplicar vaselina para entrenar, pero ablandará la herida y lo mismo se abre.
 Como medida extrema, si necesitas entrenar y tienes una ampolla muy molesta en algún dedo del pie, siempre después de quitar el líquido, y con la zona limpia y seca, puedes poner esparadrapo de tela alrededor del dedo. Una vuelta es suficiente y no lo aprietes, sólo pega vigilando que no se hagan arrugas ni pliegues. Eso te libra de nuevos roces y mantiene la zona firme. El problema puedes tenerlo al despegar si la zona está muy sensible, por eso lo de medida extrema.

Saludos
Anuncios